En portada, algunas de las cámaras y objetivos que empleo. Todas las imágenes, fotografías y dibujos de este blog han sido disparadas y diseñados por mí.




lunes, 22 de febrero de 2010

NUBES CON PATATAS

Erase una vez en un país muy lejano, un hombre que vivía de lo que cultivaba, vendiendo las escasas coliflores que brotaban de un diminuto huerto que tenía junto a su pequeña vivienda y que misteriosamente crecían hasta tomar un aspecto esponjoso, fresco y hermoso, sin apenas agua, porque no llovía casi nunca y estaban al borde del desierto. Tenía el hombre tanto miedo a perder su cosecha anual de coliflores, que no quería ni pensar cómo podían crecer tanto sin agua, de manera que para él era una bendición divina no una intervención terrenal.
Lo que no sabía es que en su huerto plantaba una variedad de coliflor, denominada "apasionatta" traída de la Toscana italiana que, nadie sabía cómo, pero seducía a las nubes enamorándolas día tras día hasta la última gota, atrapándolas, diciéndoles cosas bonitas, cantándoles canciones hasta que caían rendidas y entonces, deshaciéndose de placer, caían en forma de finísima lluvia que empapaba la huerta y, en un acto de amor molecular, la nube pasaba a formar parte de la coliflor para siempre adquiriendo ésta su definitivo aspecto de cúmulonimbo característico de estas plantas.
Por eso mi hijo pequeño cuando cocinamos coliflor le llama "nubes con patatas". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario