En portada, algunas de las cámaras y objetivos que empleo. Todas las imágenes, fotografías y dibujos de este blog han sido disparadas y diseñados por mí.





viernes, 12 de noviembre de 2010

MARIANO BAYONA RABAL

Este es mi padre, retratado en el año 1928 a la edad de quince años por el conocido fotógrafo e historiador de la época en el Pirineo, Francisco de las Heras en su estudio de Jaca. Mi padre fue un hombre erudito, versado en idiomas, latín, francés e inglés, que leía todo lo que tuviera que ver con la Teología, vidas de santos imcluídas. Introvertido y espiritual, tal vez por su sordera, escribía poesías en el primer papel que tuviera a mano.  Padre de cinco hijos y esposo ejemplar, compraba todos los días varios periódicos y se informaba del mundo en general viendo aquéllos telediarios en blanco y negro que contaban las noticias del nodo en la única y estatal cadena de televisión que "disfrutábamos" en aquellos tiempos. No llegó a conocer la democracia y nos dejó a una edad demasiado temprana para dirigirse a ese Cielo protector que había estado  soñando toda la vida. A continuación reproduzco una de sus muchas poesías.

"Con el zumo de un limón,
tomado cada mañana,
y una fuerte inspiración;
contemplando el sol salir,
se produce un elixir
que se denomina "prana".
Te da una vida tan sana,
que al cabo de los cien años,
pasados sin ningún dolor,
verás al profeta Eliseo,
junto con un serafín,
te invitan a hacer un chequeo,
pues ha llegado tu fin.
Raudo desciende un querube,
que te envuelve en una nube,
y muy juntitos los dos,
subiréis a ver a Dios".